LA CLASIFICACIÓN DE LOS CRÉDITOS DE LOS TRABAJADORES POR INDEMNIZACIONES POR DESPIDO

 

El proceso de calificación de los créditos laborales por parte de la Administración Concursal en sede concursal se ha convertido en una tarea compleja dada la numerosa casuística y la inexistencia de criterios jurisprudenciales pacíficos al respecto.

Vamos a tratar en este post dos casos concretos que son de los que más problemática suscitan:

Calificación de indemnizaciones sustitutorias derivadas de la imposibilidad de readmisión, tras declaración judicial -posterior a la declaración de concurso- de nulidad del despido, referido a un despido pre-concursal.

Situación: El empresario, antes de declararse el concurso, despide al trabajador. El trabajador impugna ante la jurisdicción laboral y el despido es declarado nulo condenando a la inmediata readmisión del trabajador con el abono de los salarios dejados de percibir (salarios de tramitación). Ante lo readmisión, el trabajador insta la ejecución ante el Juzgado de lo Social. La resolución declara extinguida la relación laboral, en la fecha del auto y se condena al empresario a que abone una indemnización sustitutoria.

Existen dos posiciones jurisdiccionales acerca de la calificación del crédito con origen en la declaración de nulidad del despido de un trabajador posterior a la declaración de concurso, independientemente de que el despido lo fuera con anterioridad al concurso.

1.- La Audiencia Provincial de Huesca en Sentencia de fecha 3/12/2013 – doctrina apoyada por la Audiencia Provincial de Zaragoza (St. 19/01/2011), y la Audiencia Provincial de Madrid (St. 8/02/2013): mantienen que el despido nulo restablece o hace renacer el contrato inicialmente extinguido por voluntad del empresario, concluyendo que la falta de readmisión produce la extinción de la relación laboral con posterioridad a la declaración de concurso, y en consecuencia la indemnización correspondiente es un crédito contra la masa recogido en el Art. 84.2.5.1º LC.

2.- La postura que se apoya en particular con la mención efectuada por La Sala de lo Social del Tribunal Supremo (St. 8/07/2013), que otorga eficacia extintiva al acto de despido, afirmando <<que la comunicación de cese comporta -sin excepciones- que el contrato de trabajo se extinga, no siendo precisa resolución judicial para que dicha finalización contractual se produzca, habida cuenta del carácter autónomo y constitutivo del acto mismo del despido, que ni siquiera se desvirtúa en los casos de despido nulo>>. Por consiguiente, no sería conveniente acudir a la ficción legal del renacimiento de la relación contractual.

Si el despido se produjo antes de la declaración de concurso, la calificación concursal de la indemnización sustitutoria, independientemente de que la resolución de nulidad fuese posterior, no sería la de crédito contra la masa, pues no deriva del ejercicio de la actividad profesional del concursado después de la declaración de concurso, ya que precisamente el despido fue anterior a dicho hito.

Cabe mencionar expresamente el Art.84.2.5 LC que establece: <<que para considerar un crédito contra la masa dentro de los generados por la actividad profesional o empresarial tras la declaración de concurso se exigen dos requisitos:

– que dicha actividad se posterior a la declaración de concurso

– que se haya generado con ocasión del ejercicio de la actividad empresarial o profesional del concursado>>

No concurre pues el segundo de los requisitos, ya que la voluntad del empresario es anterior a la declaración de concurso, y debería calificarse la indemnización sustitutoria del despido nulo como crédito concursal, hasta los límites del Art. 91.1 LC.

Calificación de indemnizaciones y salarios de tramitación derivados de la consideración judicial de despido improcedente –con posterioridad a la declaración de concurso- respecto de un despido practicado antes del mismo, cuando se opta por el abono de la indemnización, y cuando se produce una readmisión irregular o no readmisión (Art. 280 y ss de la LPL).

La postura estudiada mantiene que, respecto de un despido practicado por el empresario, con anterioridad a la declaración de concurso, nunca se podrá calificar la indemnización derivada de la declaración judicial del despido como improcedente como crédito contra la masa del Art. 84.2.5.1º LC, ya que la relación laboral se extinguió por la decisión del empresario, siendo la consecuencia legal de la declaración de improcedencia la opción entre la readmisión o el abono de la indemnización, y solo en el primer caso, se devengarán salarios de tramitación. Ante la readmisión irregular o no readmisión, si se optó por esta opción, el trabajador podrá instar la ejecución de la sentencia, y el Juzgado dictará auto declarando la extinción de la relación laboral, condenando a la empresa al abono de una indemnización y de los salarios de tramitación. Ahora bien nunca esta indemnización ni los salarios de tramitación derivan del ejercicio de la actividad profesional del concursado, pues precisamente el contrato de trabajo se extinguió antes de la declaración de concurso –despido con decisión unilateral del empresario-.

Por consiguiente deberían ser calificados como créditos concursales hasta los topes legales previstos en el Art.91.1 LC.