La crisis económica eleva un 125% los desahucios en Castellón en el primer semestre de año

Los juzgados de lo mercantil ejecutan 997 embargos de viviendas en Castelló en 2011, más
del doble que en 2010, cuando se promovieron 442 La deuda de los desahuciados puede
triplicar el importe hipotecario inicial al asumir los intereses de demora y las costas judiciales

Hipotecados de por vida por una vivienda que ya no es suya. Así se encuentran centenares de castellonenses que han perdido sus casas por impagos durante la crisis económica. Y el número de desahuciados va creciendo con el paso de las semanas. El incremento del paro ha elevado la cifra de desahucios un 125% en el primer semestre de este año en la provincia de Castelló respecto al mismo periodo de 2010.
Según datos hechos públicos ayer por el Consejo General del Poder Judicial, los juzgados de lo mercantil de Castelló han ejecutado 997 desahucios en los primeros seis meses de 2011, más del doble que el año pasado (442). «Se producen siete al día en la provincia», señalaron fuentes del sindicato de la Confederación General del Trabajo. La Comunitat Valenciana, otrora punta de lanza del boom inmobiliario, lidera los casos de embargos en España con  7.321, lo que supone un incremento del 39,6%.
Y el número de desahucios desde 2007 sube hasta los 5.000 en Castelló, añade la CGT. Se tratan de familias que adquirieron sus viviendas en los años de crecimiento económico y que ahora no pueden hacer frente a su hipoteca al encontrarse en paro  y carecer de recursos. Llevan años sin encontrar trabajo y han finalizado su prestación por desempleo -el 38% de los castellonenses ya no cobra el subsidio-.
Algunos afectados intentan renegociar en vano con unas entidades bancarias que les exigen unas leoninas condiciones para prorrogar las hipotecas, lo que les conduce a la temida ejecución hipotecaria. Y ya no sólo se quedan sin su propiedad, sino que además arrastran importantes deudas hipotecarias. Es decir, la personas embargadas, además de entregar su casa, asumen la diferencia de la tasación real de vivienda y la hipoteca concedida (pueden adquirir su vivienda por el 50% del valor de tasación en caso de quedar desierta la subasta), más las costas del juicio y los intereses de demora.
«Con la ejecución hipotecaria, las familias están endeudadas el resto de su vida, porque el importe hipotecado se triplica y llega a cantidades desorbitadas por los intereses moratorios y las costas judiciales», apunta el secretario general de la Unión de Consumidores de Castelló, Juan Carlos Insa. Por ejemplo, un piso con una hipoteca de 150.000 euros puede suponer el pago extra de 60.000 euros en costas e intereses de demora, añaden desde la CGT.

Dación en pago
Por este motivo, cada vez son más las voces que reclaman un cambio de la ley hipotecaria para permitir la dación de la casa como forma de pago. En la legislatura saliente diversos partidos minoritarios han presentado mociones en este sentido que han sido tumbadas por el PSOE y por el PP. La CGT prepara una campaña de recogida de firmas para presentar en el Congreso a partir de enero una Iniciativa Legislativa Popular a favor de esta fórmula.
La UCE también considera necesario regular otro procedimiento destinado a aquellas familias que quieren pagar pero que ahora no pueden hacerlo. Según dicha organización, hay que distinguir dos perfiles: gente que entrega las llaves de su casa embargada y se desentiende de la deuda y otro grupo que por su parte quiere llegar a una solución.

Los bancos copan la mitad del «stock»

La provincia de Castelló acumula un stock de 20.617 viviendas por vender, según un informe elaborado por la patronal provincial de la construcción (Apecc), y son cada vez más las promociones que acaban en manos de los bancos ante la imposibilidad de las promotoras de vender sus viviendas y, por tanto, de hacer frente a sus compromisos crediticios. La pregunta que ahora todo el mundo se hace pero que nadie puede responder con exactitud es cuántas casas están en poder en estos momentos de las entidades bancarias. Pero los expertos consultados por este diario coinciden en que al menos copan el 50% del stock. «Se están quedando con muchas promociones nuevas», apuntan desde Tasamadrid. El elevado paro existentes y la falta de financiación han bloqueado el sector de la construcción de Castelló. Con cuatro años de crisis económica las empresas se encuentran con el agua al cuello; no venden y tampoco tienen acceso a líneas de crédito. La patronal de la construcción advirtió la semana pasada que la crisis se ha llevado por delante el 40% de empresas del sector de la Comunitat Valenciana. Además de los problemas financieros, las constructoras arrastran los impagos de la Generalitat por actuaciones en obra pública. El Consell adeuda desde hace dos años cerca de 200 millones de euros a una veintena de firmas castellonenses de la construcción, estando muchas de ellas al borde de la quiebra. El Gobierno valenciano prevé pagar en enero gracias a una emisión de bonos.

Fuente: http://www.levante-emv.com/castello/2011/12/06/crisis-economica-eleva-125-desahucios-castello-primer-semestre-ano/862671.html